El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha anunciado un acuerdo para que las farmacias de la Comunitat Valenciana puedan notificar los casos positivos de las pruebas COVID-19 presenciales de antígenos y registrarlos en la base de datos de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública con el consentimiento de las personas que se los han realizado.

Así lo explicó ayer miércoles, 05 de enero, el president de la Generalitat Valenciana tras la reunión de trabajo que mantuvo por la mañana en el Palau de la Generalitat con la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló, en la que se abordaron los detalles del acuerdo que el departamento de Sanidad ha alcanzado con los colegios oficiales de farmacia.

El máximo responsable del Consell, Ximo Puig, ha agradecido la voluntad de colaboración mostrada por los colegios profesionales en esta “causa común” de la lucha contra la pandemia de COVID-19.

De esta manera, las farmacias que lo deseen podrán adherirse voluntariamente a esta iniciativa, con la que se busca reducir la actual presión asistencial en la Atención Primaria.

El test deberá hacerse de forma presencial y, en el caso de ser positivo, el establecimiento lo comunicará a Sanidad. El registro de datos personales por parte de la oficina de farmacia se hará siempre que la persona que se somete al test lo desee.

El procedimiento se activará en los próximos días, ya que, en la actualidad, se están cerrando los últimos detalles técnicos de conexión de sistemas informáticos.

Por su parte,  el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Valencia (MICOF), Jaime Giner, ha asegurado que los farmacéuticos “están sobradamente capacitados para realizar tests de autodiagnósticos de la covid”.

Jaime Giner ha realizado estas declaraciones después de que el Sindicato de Enfermería SATSE asegurara que la posibilidad de que las oficinas privadas de farmacia notifiquen los casos positivos de covid a la Conselleria de Sanidad supone “riesgos e inseguridad para los usuarios”, además “una medida innecesaria”.

Tras rechazar las críticas del sindicato y asegurar que la formación que reciben los farmacéuticos es superior a la de los enfermeros, Giner ha indicado que “ahora lo importante es que nos pongamos a trabajar para cuidar la salud de los ciudadanos y evitar, con nuestro trabajo y saber hacer, el incremento de la curva de contagios”.

A su vez, ha recordado que, durante los peores meses de la pandemia, cuando los centros de salud estaban cerrados, “los farmacéuticos estuvimos trabajando en primera línea, atendiendo a todo tipo de enfermos, muchos de ellos infectados, sin los equipos de protección adecuados y supimos cuidar a nuestros ciudadanos”.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia