Labora ha abierto el plazo para solicitar las nuevas ayudas dirigidas a entidades públicas y privadas para poner en marcha acciones de inserción laboral para mujeres del ámbito rural y urbano y personas desempleadas de larga duración o con discapacidad.

Cada una de las convocatorias presenta características particulares, en función del colectivo al que se dirigen, va a contar con la financiación de la Unión Europea a través de los fondos extraordinarios del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia que se han diseñado para ayudar a los estados a paliar los efectos de la pandemia COVID-19.

Las acciones que se llevarán a cabo incluirán un diagnóstico de empleabilidad y un diseño del itinerario personalizado, así como acciones de orientación laboral tanto individuales como grupales. También se realizarán acciones formativas en las materias incluidas en el Catálogo de Especialidades Formativas del Sistema de Formación Profesional para el Empleo.

Asimismo, se efectuará una prospección del mercado de trabajo en el ámbito territorial del participante, así como tareas de acompañamiento y seguimiento. Como incentivos a la participación, se incluirán becas de asistencia a las acciones, así como ayudas al transporte y a las necesidades de conciliación que por participar en estas acciones puedan suponer al participante.

El único requisito que deberán cumplir las personas que deseen participar en estas acciones es estar inscritas como demandantes de empleo en el Espai Labora correspondiente.

Uno de los colectivos es el de mujeres de ámbito rural y urbano. En concreto, se dirigen a mujeres que residan en localidades de hasta 50.000 habitantes. Se estima que casi 2.000 mujeres podrían beneficiarse de estas actuaciones.

Las personas desempleadas de larga duración, entendiendo como tales a las mayores de 45 años, han de estar inscritas como demandantes de empleo en situación de no ocupadas y deben haber permanecido desempleadas al menos 12 de los últimos 18 meses. La previsión es que sean más de 4.000 las personas que participen en estas actuaciones.

La convocatoria dirigida a las personas con al menos un 33% de discapacidad y aquellas con enfermedad mental diagnosticada por la Unidad de Salud Mental ofrece las mismas actuaciones que las otras ayudas, pero su itinerario se completará con hasta 5 horas de talleres. Se estima que más de 500 personas podrían participar de estas intervenciones.

Las ayudas a mujeres de ámbito rural y urbano y las de las personas desempleadas de larga duración se dirigen a entidades locales, entre las que se incluyen ayuntamientos, comarcas, mancomunidades, así como cualquiera de sus organismos públicos con competencias de empleo, así como pactos territoriales de empleo.

Por su parte, las ayudas para personas con discapacidad o con enfermedad mental van destinadas a asociaciones privadas sin fin de lucro, que deben tener implantación física en la Comunitat Valenciana.

La dotación presupuestaria es, en el caso de los desempleados de larga duración, un total de 22 millones de euros. Para la de las mujeres de ámbito rural y urbano se destinan más de 5 millones, mientras que para el colectivo de personas con discapacidad la cantidad asciende a casi 3 millones de euros.

Cada participante recibirá una beca de 9 euros diarios, siempre que la actividad que realice supere las cuatro horas. Asimismo, si se han de desplazar con transporte público, percibirán una cantidad diaria máxima de 1,50 euros.

Respecto de la conciliación, cada participante que tenga menores de 12 años o familiares dependientes a su cargo percibirá una cantidad de 14,12 euros por día de asistencia. En el caso de que hayan de utilizar vehículo privado, está prevista una cantidad de 0,19 céntimos por kilómetro.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia