Si bien el sistema tributario español comparte el principio de igualdad, dos ciudadanos con idénticas circunstancias e ingresos pueden pagar varios cientos de euros más o menos como consecuencia de las distintas deducciones personales y familiares que cada Comunidad Autónoma permite introducir en la declaración de la renta, advierte la Delegación en la Comunidad Valenciana de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

 

Por ejemplo, un padre con dos hijos, uno de cuatro años y otro que nació en 2021, con un salario de 25.000 euros, pagará en su declaración individual de este año 2.666 euros de IRPF si vive en la Comunidad Valenciana, 631 euros más que si residiera en Castilla y León. Y es que en esta última comunidad existe una deducción de 1.010 euros por el nacimiento del primer hijo, 1.475 euros por el segundo y 2.352 euros por el tercero y sucesivos (a dividir entre los progenitores) cuando la base imponible total, menos el mínimo personal y familiar, no supere los 18.900 euros en tributación individual y los 31.500 euros en conjunta.

No es la única diferencia en deducciones personales y familiares. Hay muchas otras deducciones dirigidas a grupos vulnerables que solo existen en algunas comunidades autónomas, como:

  • Deducción por viudedad, que solo se aplica en Cataluña y Extremadura.
  • Deducción por cónyuge discapacitado, exclusiva de Andalucía y Cantabria.
  • Deducción por menores de tres años, únicamente en Cantabria y La Rioja.
  • Deducción por acogimiento de mayores de 65 años, que aplican Asturias, Castilla-La Mancha, Madrid y la Región de Murcia

En definitiva, OCU Comunidad Valenciana insiste en la necesidad de una armonización fiscal para que todos los contribuyentes puedan beneficiarse de parecidas ventajas, independientemente de su lugar de residencia.

Nota enviada por OCU.
Imprimir article
Comenta aquesta notícia