La Conselleria de Sanidad destinará entre este año y el que viene un total de 326 millones de euros a la puesta en marcha del nuevo modelo de atención primaria, el de la postpandemia, que contará con “más recursos, un nuevo modelo asistencial y un nuevo modelo organizativo”.

Así lo ha anunciado este viernes la consellera de Sanidad, Ana Barceló, durante la presentación del Marco Estratégico de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023, que entre otras medidas contempla la creación de 1.600 plazas estructurales en abril, lo que permitirá mejorar las ratios de enfermería y de médicos y situarse por debajo de las recomendadas.

Barceló ha reivindicado que la atención primaria es la más cercana a la ciudadanía y precisa de un nuevo enfoque adaptado a los nuevos tiempos, en el que se corrijan las debilidades y se potencien las fortalezas y en el que pase de ser “solo la puerta de acceso” al sistema sanitario a convertirse en “el eje central de todo el sistema”.

Este plan, que según ha señalado la consellera ha sido fruto “de un intenso trabajo colectivo” y al que se podrán seguir haciendo aportaciones hasta que en marzo se remita al Ministerio junto a las propuestas del resto de comunidades autónomas, incluye tres grandes líneas de actuación y 100 acciones específicas.

MÁS FINANCIACIÓN

La primera de esas línea es dotar de más recursos a la nueva atención primaria, que según la consellera contará con un incremento de financiación “sin precedentes”, ya que se ha fijado el compromiso de que en cuatro años pase de gestionar el 15 % del presupuesto sanitario al 25 %.

Entre este año y el que viene se consignarán 326 millones de euros, de los que 130’7 se destinarán a recursos humanos, lo que permitirá crear 1.600 nuevas plazas estructurales (un 13 % más que el actual) y así poder rebajar las ratios y garantizar unas consultas “con tiempo suficiente para atender adecuadamente” a los pacientes.

La inversión en tecnologías e infraestructuras será de 88 millones de euros, de los que más de 76 se destinarán a la construcción de nuevos centros de salud y 8 millones irán a mejoras en los sistemas de información.

NUEVO MODELO ASISTENCIAL

La segunda gran línea de actuación es un nuevo modelo asistencial de la atención primaria, que según ha precisado la consellera pretende ajustarse a las necesidades del paciente y podrá ser presencial, como opción prioritaria, pero también domiciliaria, telefónica o por videoconferencia a través de la aplicación +Salud.

La cartera de servicios se ampliará y se unificará para dotar a todos los centros de salud del equipamiento necesario para realizar ecografías, retinografías, infiltraciones y cirugía menor, y se pondrán en marcha derivaciones preferentes en traumatología y cardiovascular.

Además, se reforzará la labor de enfermería, de forma que se impulsará su actividad asistencial, se le asignará población en SIP y se potenciará la incorporación de enfermeras especialistas en atención primaria, ha señalado.

NUEVO MODELO ORGANIZATIVO

La tercera gran línea es un nuevo modelo organizativo de la atención primaria, con el fin de poder gestionar de un modo más ágil y ganar en eficiencia, para lo cual los centros tendrán tres coordinaciones diferenciadas: médica, de enfermería y de administración/admisión.

Además, se establecerán indicadores propios de los equipos de primaria en los acuerdos de gestión dirigidos a mejorar aspectos particulares identificados en cada centro, mientras que se pondrán en marcha mecanismos para incentivar la ocupación de los puestos de difícil cobertura.

También se pretende mejorar la coordinación entre los distintos niveles asistenciales de los departamentos, mediante comisiones mixtas con la atención hospitalaria o con los recursos sociosanitarios.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia