La Policía Nacional detuvo en Valencia la semana pasada a una mujer de 56 años como supuesta responsable de un delito de homicidio, ya que se sospecha que pudo envenenar a su pareja, que murió tras una ingesta prolongada de medicamentos laxantes.

La mujer, según ha informado la Jefatura Superior de Policía de la Comunitat Valenciana, está acusada también de los delitos de estafa y apropiación indebida, ya que se apoderó de fondos del fallecido y utilizó sus tarjetas para realizar compras mientras éste estaba ingresado en el hospital.

Las investigaciones se iniciaron en mayo del pasado año, cuando los agentes del grupo de Homicidios tuvieron conocimiento que un hombre de 70 años podría haber fallecido en extrañas circunstancias en un hospital valenciano.

Los policías averiguaron que el varón estuvo ingresado durante siete meses con un cuadro médico caracterizado por una diarrea crónica.

Durante las pesquisas, los agentes conocieron que el hombre habría ingresado en el hospital en septiembre de 2020 y que, si bien solo había estado de alta durante cuatro días, habría permanecido en el centro hasta su fallecimiento en abril.

Los investigadores tuvieron conocimiento que cuando el enfermo ingresaba en la UCI, lugar donde no recibía visitas, su estado de salud mejoraba, y que sin embargo empeoraba cuando lo trasladaban a la planta.

En el transcurso de las investigaciones, los agentes conocieron que la víctima estuvo acompañada por su pareja sentimental en el hospital hasta su fallecimiento.

Al parecer, la mujer le habría comunicado a los familiares que a causa de la situación sanitaria debido a la covid-19, el hombre no podía recibir visitas.

A pesar de todas las pruebas médicas practicadas a la víctima para esclarecer los motivos de su dolencia, no se lograron establecer las causas.

Tras el fallecimiento, sus hijos tuvieron conocimiento de que una de las cuentas bancarias de la que era titular su padre se encontraba con saldo negativo.

Además, los familiares se percataron de la existencia de diversas facturas de compras realizadas en farmacias durante los meses que duró el ingreso hospitalario del varón.

Los investigadores iniciaron las gestiones para esclarecer los hechos y averiguaron que durante un año se habría adquirido una gran cantidad de laxantes, que al parecer podría haber comprado su pareja sentimental, y que a causa de la ingesta durante largos periodos de tiempo de estos medicamentos el hombre podría haber sufrido diarreas, lo que habría dado lugar a alteraciones en la función cardiaca, debilidad muscular y cansancio que finalmente habría producido su muerte.

Además, los agentes comprobaron que durante el periodo que el paciente permaneció en el hospital, la sospechosa se habría apoderado de sus tarjetas bancarias para realizar numerosas retiradas de efectivo en diferentes cajeros automáticos por un valor de 62.000 euros.

También averiguaron que habría realizado compras en establecimientos comerciales con las mismas tarjetas por un importe que ascendía a 30.000 euros.

Durante las investigaciones, los agentes averiguaron que la mujer apenas recibía una mensualidad de 400 euros, una cifra insuficiente para el nivel de vida que llevaba, por lo que los investigadores concluyeron que el dinero del que disponía era el obtenido fraudulentamente de las cuentas bancarias de su compañero sentimental.

Esta mañana, uno de nuestros cámaras colaboradores nos ha enviado esta imagen de la casa de La Canyada (Paterna) donde el fallecido vivía con la mujer, quién ahora vive aquí con sus hijas. Según hemos podido saber, los familiares del fallecido acusan a la mujer de “ocupar” la casa y está en manos de la justicia dicha ocupación.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia