(EFE) Los supermercados han registrado un incremento del consumo de entre el 20 y el 25 % en algunos productos en la última semana en comparación con la misma semana de 2021 debido a un comportamiento “anómalo” de sobreaprovisionamiento, y advierten de que no es necesario hacer acopio de alimentos porque no hay desabastecimiento.

La incertidumbre está detrás de este sobreaprovisionamiento y del aumento de precios, derivado de la guerra en Ucrania y agravado por la huelga del transporte, que han subido los precios un 5 % según el IPC en lo que llevamos de año con la previsión de que sigan en ascenso, según ha indicado el director de la Asociación de Supermercados de la Comunidad Valenciana (ASUCOVA), Pedro Reig.

“No hay problemas de abastecimiento, ni en la producción ni en la distribución, lo que hay son problemas en el transporte” que están afectando más a productos que vienen del norte y del sur de España, como los lácteos o determinadas frutas, pero que pueden sustituirse por otros procedentes de otros lugares, aunque este reajuste puede ralentizar la llegada de esos productos.

Reig reconoce la preocupación por la huelga del transporte y urge a desatascar la situación entre el sector convocante del paro y el Gobierno. Uno de los productos más perjudicados está siendo la leche, que viene del norte de España, aunque no existen problemas en la cadena agroalimentaria, que es “una de las más eficientes de Europa”.

En los productos secos y envasados el consumo ha crecido hasta un 25 %, entre ellos las conservas y los huevos, y en otros como el aceite de girasol, que también ha incrementado el precio, se han buscado alternativas tras el inicio de la guerra en Ucrania, principal proveedor de España, como ya se hizo durante la pandemia con el papel higiénico.

La llegada de aceite de girasol de otros proveedores y otros países ha causado el incremento de precios, y los supermercados aseguran que intentan trasladar “lo mínimo posible” la subida de costes derivada de la guerra y de los precios del combustible y la energía a la cesta de la compra pero no pueden vender por debajo del precio de coste.

Los supermercados han limitado la venta de aceite a una botella por cliente y día y ahora también han comenzado a hacerlo con la leche, en este caso a 6 briks/botellas por cliente, para garantizar el abastecimiento de los clientes.

Consum ha asegurado a EFE que ha limitado a 6 unidades la leche para evitar el acopio excesivo, no generar efecto de llamada y alargar lo posible la disponibilidad del producto, como ya hizo con el aceite por la escasez del principal proveedor español, que es Ucrania.

La cooperativa valenciana también se ha referido a un aumento injustificado de la demanda y a la incidencia de la huelga del transporte.

“La gente no tiene que tener duda de que la cadena sigue funcionando, debe comprar con normalidad”, según Reig, que ha insistido en resolver de forma urgente la huelga del transporte y también dar soluciones al alza del precio de la energía y del gasóleo para que afecte lo menos posible al consumo.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia