La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) celebra la reciente entrada en vigor, el 10 de abril, de la Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular, que, entre otros aspectos, incluye la obligación de ofrecer agua del grifo de forma gratuita en bares y restaurantes. Una obligación que responde en buena medida a las alegaciones realizadas por OCU a los borradores de nuevas normativas, como las del agua de consumo y de residuos de envases, así como a las peticiones que desde 2018 viene haciendo a través de la campaña Pide jarra de agua siguiendo las recomendaciones sobre sostenibilidad marcadas por la Comisión Europea. De hecho, en los últimos años, Navarra, Baleares y Castilla y León han desarrollado normativas autonómicas en la misma línea.

En concreto, la nueva ley indica en el artículo 18.3: “Al objeto de reducir el consumo de envases de un solo uso, las administraciones públicas fomentarán el consumo de agua potable en sus dependencias y otros espacios públicos, mediante el uso de fuentes en condiciones que garanticen la higiene y la seguridad alimentaria o el uso de envases reutilizables, entre otros, sin perjuicio de que en los centros sanitarios se permita la comercialización en envases de un solo uso. Con ese mismo objeto, en los establecimientos del sector de la hostelería y restauración se tendrá que ofrecer siempre a los consumidores, clientes o usuarios de sus servicios, la posibilidad de consumo de agua no envasada de manera gratuita y complementaria a la oferta del mismo establecimiento.”

En base a este artículo, el incumplimiento de dicha obligación habilita al usuario a solicitar la hoja de reclamaciones, lo que podría dar lugar a una sanción administrativa contra el establecimiento, recuerda OCU.

 

La organización subraya que esta nueva normativa no solo va a tener un impacto positivo sobre el medio ambiente (se prevé que se reduzca de manera muy significativa la producción de residuos de envases de plástico), también sobre la salud: puestos a pagar por una botella de agua, muchos consumidores preferían pedir un refresco rico en azúcares o una bebida alcohólica. Además, el acceso al agua potable es un derecho fundamental reconocido por Naciones Unidas.

 

Por todo ello y de cara al verano, OCU pide a las administraciones locales que controlen de forma activa su cumplimento, también en eventos con grandes concentraciones de gente, como los festivales de música al aire libre o los eventos deportivos, donde debería facilitarse también el consumo de agua no envasada gratuita en el caso de que no hubiera fuentes de acceso público. Es más, las propias administraciones deberían fomentar el uso y construcción de fuentes bajo control sanitario en espacios públicos, tal y como apunta el mismo artículo de la ley.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia