“Vuelven los bárbaros”. Artículo de opinión del vecino de Bétera Ángel Rivero

Henos aquí de nuevo, en medio de una sociedad disfrazada de desarrollo y que sufre en realidad de esclerosis crónica, un endurecimiento de las posiciones que impide que lleguemos a ser una sociedad civilizada. Somos una sociedad en decadencia en la que entran, por las rendijas de la dejadez, la ignorancia, la manipulación y como signo evidente, la vuelta de las costumbres bárbaras, cuyo componente principal es la tortura y en algunos casos el derramamiento de sangre.

La historia se ha vuelto a repetir, permitida y alentada por algunos partidos político faltando a sus promesas. Un ejemplo de ello son los toros. Esta mala costumbre o tradición es, según se comprueba históricamente, un signo evidente de barbarie y pérdida de valores civilizados. Máxime cuando se celebran como puro divertimento para un sector de la población carente de un mínimo de humanidad, ética, conciencia emocional y demás valores propios de seres civilizados. Se podrá vestir y disfrazar de cultura, fiesta o
tradición… Pero es y será una costumbre bárbara, un bárbaro espectáculo de tortura y sacrificio de sangre.

Los espectáculo taurinos se hacen incompatibles con la protección animal, en una sociedad civilizada no se pueden tortura y matar animales para solaz y divertimento humano. Nos quejamos de que los jóvenes se entretengan con videojuegos sangrientos y
tememos que estos juegos les lleven a perder de vista el valor de la vida humana, pero los adultos, algunos, se complacen en torturar y quitarle la vida a un animal sin más razón que pasar un “buen rato”. Una nueva muestra de la hipocresía de los adultos, barbarie es perder de vista el valor de la vida de los sintientes, por la repetición de “tradiciones” que
implican prácticas sangrientas.

Se entiende que cuando surgieron los “espectáculos taurinos” (Edad Media), éste haya sido su forma de entretenimiento, para hacer olvidar al pueblo sus verdaderos problemas, como el circo romano (pan y circo); pero ahora vivimos en el siglo XXI, hay muchas
opciones para pasar la tarde y entretenerse, hacer deporte, ir al cine o al teatro, jugar con tus hijos en la Alameda, tomarse unas cañas con los amigos o hacer cualquier actividad que no involucre ver cómo torturan, humillan y matan a un animal, ya no vivimos en la Edad Media.

Si los toros pudieran hablar, sabríamos lo que opinan de los espectáculos taurinos; pero tal vez sólo basta con escuchar sus lamentos o ver escenas en las que tratan de huir despavoridos, para saber que ellos no quieren participar en esa “tradicional y bárbara fiesta”.

Es increíble que en estos tiempos todavía existan y se promocionen este tipo de espectáculos, ahora, que hay un despertar de conciencias por el respeto a los animales de compañía, a los que cuidamos y queremos por sus muestras de cariño y lealtad, “los
queremos y respetamos más que a algunos familiares”, dicen algunos, pero más increíble es ver en estos “espectáculos de tortura, humillación y muerte”, a personas que tienen mascotas, animales que cuidan con cariño y que cuando se ponen enfermos los llevan al veterinario, son unos hipócritas y fariseos.

No hay argumentos, ni tradicionales, ni culturales, ni económicos, válidos para defender el espectáculo del sufrimiento y muerte de un ser sintiente, y menos si se trata de un animal tan noble como el toro.

No puedo dejar de contemplar los principios fundamentales expresados en la Constitución Española, esta que tanto defienden los llamados “partidos constitucionalistas”, como el que cita el Preámbulo de la Carta Magna, ser una sociedad democrática avanzada, es decir, una sociedad civilizada.

Artículo escrito por Ángel Rivero Rivas. Ciudadano de Bétera.
*El equipo de betera.com no se hace responsable de las palabras escritas en dicho artículo, puesto que se trata de un escrito de opinión de un ciudadano. No obstante, estamos abiertos a réplicas o aclaraciones de aquellas personas, instituciones o entidades que se puedan sentir implicadas. A su vez, adjuntamos una noticia relacionada con este asunto. Pues, en el pleno ordinario de este mes de mayo diferentes vecinos preguntaron sobre los actos taurinos en el turno vecinal de ruegos y preguntas. Dichos vecinos fueron respondidos por las autoridades municipales pertinentes.

Algunos vecinos de Bétera preguntan en el Pleno de mayo por los actos taurinos previstos para las próximas semanas

En el pleno ordinario de Bétera de este mes, celebrado ayer lunes 02 de mayo, algunos vecinos asistentes como público quisieron preguntar sobre los actos taurinos previstos para las próximas semanas, durante el turno de ruegos y preguntas de los vecinos.

En primer lugar, una vecina del municipio se interesó por el lugar en el cual se iba a celebrar este año els ‘Bous al carrer’. “¿Será en la Alameda? Pues, tengo conocimiento de que los de la asociación vecinal se opone a que se celebren allí. ¿Luego, qué aporta el Ayuntamiento económicamente a esta fiesta y logísticamente para la creación de la fiesta? También quisiera saber si se cumple con los permisos y procedimientos, tanto los promotores como el Ayuntamiento”, preguntó dicha vecina.

El concejal municipal de Fiestas, Manuel Pérez Salavert, explicó que se iba a mantener una reunión para “el día de mañana”. “En principio, se mantiene una reunión trimestral con las vecinas y vecinos de Bétera. Todos los actos festivos llevan problemas con los vecinos porque todos generan quejas y denuncias vecinales, ya sean toros, cohetes, confeti… Aún así, hay que seguir trabajando para que, de alguna forma, la parte festiva conviva de la mejor manera con el descanso de las vecinas y vecinos.  Por tanto, a la primera pregunta le diré que hasta que no me reúna con la peña taurina mañana no podré darle una contestación y, por otra decirle que si lo que le preocupa son los vecinos de la Alameda estamos trabajando de forma conjunta con ellos, no sólo con el tema de los toros sino que también con el tema de las fiestas, entre otras muchas cosas. Este equipo de gobierno está comprometido en el descanso y en el bienestar de las vecinas y vecinos de la Alameda porque estamos reuniéndonos”, detalló el responsable de Fiestas.

Por otra parte, Pérez también aludió al fomento del asociacionismo y a la promoción de actos, dentro del respeto y convivencia vecinal.

Así mismo, el edil indicó que el Ayuntamiento controla los permisos en lo que es competente. “En ningún caso, el Ayuntamiento hace algo que sea ilegal. En todo lo que tiene competencia lo controla. Hacemos un control exhaustivo de que hayan responsables para no lamentar ningún problema o disgusto y que se cumplan y respeten cada una de las normativas”, explicó.

A su vez, otro vecino de la zona de la Alameda comentó que él nunca había sido convocado para estas reuniones a las cuales se había referido el concejal. “Si puede ser, me gustaría estar en esa reunión de los vecinos a los que les afecta este tema. Yo soy uno de ellos y no me gustaría que este papel que se firmó quedara en papel mojado. Tampoco me parece correcto que el logo del Ayuntamiento aparezca en el cartel que se va difundiendo por ahí sobre los actos taurinos, aunque no sé si es legal o no. Pero esto es mi opinión”.

El concejal de Fiestas declaró que se refería a que “se creó una mesa de trabajo con vecinos en pasar el mes de agosto de 2021 con los vecinos que asistieron a una reunión que también se mantuvo con la Asociación de Feriantes. Así, se creó una mesa de trabajo para mantener reuniones de carácter trimestral para informarles periódicamente de lo que se iba a hacer.  Es posible que si usted vive en la Alameda no esté en esa mesa, pero no pasa nada. Usted ahora me da su correo y yo le enviaré también la convocatoria de esa reunión. Independientemente de ello, si quiere, nos reunimos y le cuento lo que se ha hablado en anteriores reuniones y los próximos avances”.

Cuanto al cartel y al logotipo, Manuel Pérez explicó que el Ayuntamiento participa, colabora y organiza con muchas asociaciones del pueblo como le comentó a la primera vecina.

Todas estas intervenciones las podéis escuchar en el siguiente vídeo:

 

Imprimir article
Comenta aquesta notícia