La vicepresidenta de la Diputació de València y responsable del área de Medio Ambiente, Maria Josep Amigó, junto a la diputada de Movilidad Sostenible, Dolors Gimeno, ha presentado este miércoles la tercera edición de la estrategia Reacciona, las ayudas que entrega el área de Medio Ambiente de la Diputació para acompañar a los ayuntamientos de la provincia en la lucha contra la crisis climática a través de la mitigación, la adaptación y la educación ambiental.

“En apenas dos años hemos diseñado un conjunto de subvenciones único y potente con una inversión de cerca de 30 millones de euros, la mayor parte de nuestro presupuesto, para poner en marcha proyectos e iniciativas relacionadas con el ahorro y el autoconsumo energético, los residuos, la movilidad a pie o en bicicleta, la naturaleza, el agua y la educación climática”, ha explicado Maria Josep Amigó, quien ha subrayado que “este año consolidamos Reacciona con más de 22 millones de euros”.

La primera fase de la edición 2022 tiene seis líneas de subvención para el autoconsumo energético en edificios y equipamiento municipal; la redacción de Planes Locales de Gestión de Residuos Domésticos y Asimilables; la ejecución de vías ciclopeatonales de interés natural; la gestión y conservación de espacios naturales; la mejora del ciclo integral del agua y la implantación del programa 50/50 en las escuelas públicas.

Las ayudas vuelven a ser prepagables, es decir, el 85% del importe de la adjudicación se abonará una vez se hayan baremado las solicitudes y publicado el acuerdo de concesión, y el 15% restante, cuando se justifique el gasto.

En el ámbito energético se continúa apostando por un modelo 100% renovable y de proximidad. A lo largo de dos años se han invertido cerca de tres millones de euros para el autoconsumo en equipamientos públicos de 140 municipios, de los cuales casi una tercera parte han aprobado una ordenanza para agilizar la instalación solar fotovoltaica en las viviendas. La otra tercera parte ya aplican descuentos del IBI a la ciudadanía para ponerse placas en la azotea o en el techo de sus casas. El máximo subvencionable es de 30.000 euros por entidad.

Entre 2020 y 2021 se han invertido cerca de 600.000 euros para la redacción de Planes Locales de Gestión de Residuos. A través de estas ayudas, 53 municipios y 3 mancomunidades ya tienen su plan y otros 50 municipios y 5 mancomunidades están redactándolo ahora. “Estos planes son el primer paso para saber qué y cuántos residuos estamos produciendo y qué tenemos que hacer, de la mano de la ciudadanía, para lograr los objetivos fijados por el Plan Integral de Residuos”, ha anunciado la vicepresidenta Amigó. A estas ayudas, hay que añadir 1.305.000 euros para la implantación de las acciones propuestas en estos planes, de forma que “le demos una continuidad a los documentos redactados y aprobados previamente por las entidades locales”.

Respecto de la gestión y conservación de espacios naturales, se destinan 1.100.000 euros para la redacción de memorias justificativas de declaración de Parajes Naturales Municipales; para actuaciones en Parajes Naturales Municipales como por ejemplo la recuperación y conservación de especies o la ganadería extensiva para la prevención de incendios; y para actuaciones en ríos y barrancos: eliminación de cañas, plantación de vegetación de ribera, eliminación de vertederos incontrolados, o el acondicionamiento de centros de conservación, recuperación y divulgación de fauna y flora, entre otras.

Así mismo, teniendo en cuenta que el terreno forestal ocupa actualmente el 57% del territorio de la Comunidad Valenciana, con un ritmo de incremento de unas 3.300 ha/año por el abandono de cultivos agrícolas y su colonización por especies forestales, y que el número de días al año con condiciones de riesgo extremo de incendios ha aumentado, se duplica el presupuesto para la gestión forestal y la prevención de incendios hasta los 8 millones de euros.

Por último, entre 2020 y 2021, mediante la estrategia Reacciona se han invertido casi 14 millones de euros para mejorar las redes de abastecimiento de agua potable y de saneamiento, beneficiando a un total de 172 municipios y 2 mancomunidades. “Son obras imprescindibles porque las infraestructuras hidráulicas están muy envejecidas. De hecho, muchos municipios todavía tienen conducciones de fibrocemento y no nos podemos permitir el lujo de perder casi la mitad del agua que va por las cañerías. En consecuencia, hemos incrementado en 1 millón de euros el presupuesto, de forma que pasamos a invertir casi 8 millones para la mejora del ciclo integral del agua”, ha anunciado la vicepresidenta Maria Josep Amigó.

Movilidad sostenible y educación ambiental

Desde la Delegación de Movilidad Sostenible se aumenta de los 600.000 hasta el millón y medio de euros el presupuesto para la ejecución de vías ciclopeatonales de interés natural. “Estos itinerarios vertebran el territorio, fomentan la movilidad activa y se integran con el entorno, actuando también como elementos de protección y conservación del patrimonio histórico y cultural asociado”, ha comentado la diputada de Movilidad Sostenible, Dolors Gimeno.

Los proyectos subvencionables tienen que maximizar el aprovechamiento de infraestructuras ya existentes para evitar la apertura de nuevos caminos y la alteración de hábitats hasta ahora no transitados. Se pueden recuperar antiguos trazados de ferrocarril, vías pecuarias o sendas en entornos ribereños y de titularidad pública. Una actuación también puede estar formada por nuevos tramos discontinuos que conectan con tramos ya existentes. En general, la filosofía no es construir en la naturaleza sino aprovechar lo ya construido para recuperar la conexión con el medio.

Durante la presentación también se ha anunciado la creación de una nueva línea de subvenciones, que tendrá un presupuesto de 400.000 euros, para priorizar la movilidad de los peatones y fomentar las zonas de encuentro y de juego en los entornos escolares.

Otra iniciativa que se lanza por tercer año consecutivo es el programa 50/50, en el que actualmente participan 60 centros. “Impulsamos su implantación en las escuelas públicas, con una dotación de 208.000 euros, con el objetivo de reducir el consumo, la factura energética y las emisiones gracias a la participación de toda la comunidad educativa mediante sesiones formativas prácticas sobre ahorro energético y uso responsable del agua”, ha explicado Maria Josep Amigó.

En la segunda fase de la estrategia Reacciona 2022 se convocarán las subvenciones para la implantación de los Planes Locales de Gestión de Residuos Domésticos y Asimilables, la redacción de proyectos de vías ciclopeatonales de interés natural, los entornos escolares seguros y la gestión forestal y la prevención de incendios.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia