El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, se ha implicado personalmente en la defensa de la citricultura valenciana después de que el pasado viernes la Comisión Europea retirase en el último momento su propia propuesta para aplicar un tratamiento de frío a los cítricos importados de Sudáfrica y otros países de la zona, como Zimbabue, con el fin de evitar el riesgo de entrada de la plaga de la falsa polilla (Thaumatotibia leucotreta) en territorio comunitario.

Durante este fin de semana, Puig se ha dirigido al ministro de Agricultura, Luis Planas, para pedirle que muestre una actitud de “máxima firmeza” ante la Unión Europea tras este “giro inesperado” que llevó a la retirada de la iniciativa para imponer el referido procedimiento de control de la sanidad vegetal.

Sobre este punto, el presidente de la Generalitat reclama a las autoridades comunitarias que “no cedan a las presiones de Sudáfrica” y que “antepongan la protección de la sanidad vegetal de los cítricos europeos a intereses y consideraciones de cualquier otra índole”.

Al mismo tiempo el jefe del Consell le ha ofrecido al ministro de Agricultura “todo el apoyo y la colaboración de la Generalitat en un tema tan sensible para nosotros como este”, de cara a las reuniones que Planas tiene previsto mantener este martes con sus homólogos comunitarios en el curso del Consejo de Ministros de agricultura de la UE. Planas forzará que uno de los puntos del orden del día sea reconsiderar la posición de la UE sobre el tratamiento en frío. Igualmente, el ministro tiene previsto reunirse este lunes con el comisario europeo para abordar la cuestión.

Puig se ha puesto en contacto también con la eurodiputada valenciana Inmaculada Rodríguez Piñero para solicitarle que se redoblen todos los esfuerzos en el ámbito europarlamentario “para lograr que las justas demandas de los citrícultores valencianos y europeos sean debidamente atendidas”.

La Comisión, tras retirar el pasado viernes su plan inicial sobre el tratamiento en frío, tal ya como se ha apuntado, anunció su intención de presentar un nueva propuesta al respecto, lo cual deja la puerta abierta a la negociación y un margen de maniobra para seguir trabajando.

La decisión del Ejecutivo comunitario obedece a las duras presiones ejercidas tanto por el propio gobierno de Sudáfrica como por su aliado tradicional, Países Bajos, con el apoyo de Alemania. El jefe del Consell también mantendrá contactos con los embajadores de estos dos países para abordar la situación.

En este sentido, el president hace un llamamiento a las autoridades comunitarias “para que recapaciten, porque lo que resulta evidente es que, a la hora de legislar en una materia como esta, el criterio que debe prevalecer es la salvaguarda de la sanidad vegetal de la citricultura europea ante el riesgo de entrada de plagas y enfermedades”.

Además, recuerda que la imposición de un tratamiento en frío a las importaciones de cítricos originarias de ciertos países africanos, “está avalada por un riguroso informe científico elaborado por la propia Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA).

Por último, Puig expresa que “el Consell comparte con el conjunto de las entidades representativas de la citricultura su estupor y malestar” ante lo sucedido y reafirma “el respaldo inquebrantable de la Generalitat a sus demandas y reivindicaciones”.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia