Como en cada pleno, en la sesión ordinaria del mes de julio tuvo lugar el turno de ruegos y preguntas de los vecinos de Bétera asistentes a la jornada como público. En dicho turno, un vecino pidió la palabra como representante de los vecinos de la zona donde está prevista la realización en septiembre de la celebración de “Bous al carrer”.

Este vecino explicó que el martes pasado habían presentado en el Ayuntamiento las firmas recogidas en el barrio donde el Ayuntamiento ha aprobado que se celebren “Bous al carrer” el próximo mes de septiembre. “Las personas firmantes piden al Consistorio que paralice y revoque la autorización de realizar esta actividad. No quieren que se haga en las cuatro calles que se ha decidido. En la exposición del motivo de las firmas, pensamos que este barrio no es el más adecuado del municipio para “Bous al carrer” por la densidad de población que tiene, por la densidad de actividad. Pues tiene el acceso al polideportivo, a la escuela, a una puerta también del Instituto y nos gustaría saber cuáles son los pasos que ha dado el Ayuntamiento y cuáles tiene previsto dar para gestionar esta petición”, indicó el vecino.

Por su parte, el concejal de Fiestas, Manuel Pérez, explicó que era “la misma información que se tuvo en la reunión. Cuando presentasteis las firmas en el Ayuntamiento, estuvimos hablando y quedamos con que hablaríamos con la Peña Taurina porque también son vecinos. Hablaríamos con ellos para concretar y ver si podíamos encontrar una solución y, posteriormente, hacer una reunión primero con los representantes de los vecinos y después de forma conjunta para llegar  buen puerto. Para que todo el mundo tenga información y que, de alguna manera, las tres partes pudiéramos resolver el problema, teniendo en cuenta que hay tiempo de aquí septiembre. Y así ha sido. La Peña Taurina está abierta a sentarse, a hablar, a dialogar y a intentar llegar a un buen acuerdo y el Ayuntamiento, evidentemente, estará a predisposición de llegar a un acuerdo, que es lo que queremos en todo caso”.

“Queremos sentarnos, hablar y resolver el problema. No queremos perjudicar a nadie. Para no perjudicar a nadie, todas las partes implicadas tienen que sentarse y tienen que hablar. Por tanto, la hoja de ruta en la cual hablamos y acordamos en esa primera reunión, sigue en marcha de la misma forma”, añadió Pérez.

“En todo caso, la petición de las firmas no es negociar con la Peña Taurina. Lo que se pide es que no se hagan los toros”, quiso destacar el vecino.

Seguidamente, el concejal de Fiestas comentó que la reunión que se tuvo no iba por ese camino. “Yo dije que miraría toda la documentación y, como te digo, quedamos en sentarnos primeramente con la Peña Taurina para exponerle toda la documentación que habéis aportado, comunicarle el problema que existía y, a partir de ahí, sentarse representantes de los vecinos y de la Peña Taurina con el Ayuntamiento. Esa es la reunión que tuvimos. Estábamos todos de acuerdo en que esa era la ruta. Si ahora públicamente ya es distinto y lo que queremos es revocar el decreto, perfecto. Es lo que en la documentación presentada se reclama en las firmas. Pero la ruta en la que se quedó era esa y yo, hasta hoy, la información que tenía por parte de los vecinos era seguir esa hoja de ruta. Y seguiremos esa hoja de ruta para llegar a un entendimiento entre todas las partes, porque todas las partes son implicadas y pueden ser perjudicadas o beneficiadas. Por tanto, lo idóneo es sentarse, hablar, dialogar y llegar a dar una solución, no llegar e imponer lo que uno quiere”.

Por su parte, el vecino representante declaró que “hay una petición de la peña, otra de los vecinos y el Ayuntamiento tendrá que tomar una decisión en la ruta que consideres oportuna”.

“El Ayuntamiento no se va a poner de lado de una parte y darle la espalda a los otros vecinos. Desde la concejalía de Fiestas lo que queremos es que nadie salga perjudicado y llegar a un acuerdo entre todos y a una solución que pueda gustar a todos. Seguiremos la hoja de ruta de esa reunión y estamos a vuestra disposición para lo que necesitéis y para trabajar en la misma línea”, aclaró el edil responsable del área.

Por otra parte, otro vecino quiso intervenir también en el pleno para hablar de este tema y exponer su opinión. “¿Por qué los vecinos nos tenemos que enfrentar unos con otros. Le hemos pedido al Ayuntamiento el que sea quien decida si esto tiene lógica o no. Además, estamos en julio y llevamos tres días con heridos en la zona cercana a Bétera, entre ellos dos chicos menores de edad que han sido corneados por dos toros. A mí me parece una aberración el tema de los toros. Me parece muy bien que haya gente a la que le guste, pero bueno… ¿Por qué lo tienen que llevar a una zona que no tiene nada de lógica que lo puedan hacer ahí? No nos pongan en la tesitura de tener que negociar nosotros. Están ustedes para eso. Por eso les hemos elegido. Y si no, la oposición que diga algo también”, expuso.

Manuel Pérez explico que “nadie intenta enfrentar a nadie. Lo que hemos hecho es recibir por parte de los vecinos una documentación que nos han aportado. Nos hemos reunido con ellos, hemos visto cuál puede ser la problemática por parte de los vecinos y lo que hemos hecho es reunirnos en este caso y trasladar esto a la Peña Taurina. Como digo, es una asociación constituida legalmente y que tiene el derecho porque cumple la legislación para poder celebrar el evento festivo como marca la ley y que cumple cada uno de los requisitos que marca la ley para poder celebrar el evento taurino. En este caso, el problema no es toros sí o toros no. Cualquier evento festivo molesta. Por tanto, lo que hay que hacer es con tolerancia y siendo lo más comprensivo posible llegar a un punto intermedio. Si usted no quiere que se celebren los toros, lo que tiene que hacer es trasladar la pregunta a las Cortes Valencianas, que es quien tiene competencia para cambiar las leyes. Nosotros no podemos cambiar leyes. Lo que sí que tenemos es la capacidad es de llegar a un buen entendimiento”.

A continuación, adjuntamos el vídeo con  todas las intervenciones al completo. Seguidamente al vídeo, añadimos un comunicado aclaratorio de los vecinos que no quieren toros en su barrio y, posteriormente, un artículo de opinión de otro vecino, tras las diferentes declaraciones llevadas a cabo en el pleno del pasado lunes.

  • Vídeo con las intervenciones:

 

 

COMUNICADO ACLARATORIO DE LOS VECINOS QUE NO QUIEREN TOROS EN SU BARRIO

Los representantes de los firmantes no han acordado con el concejal de Fiestas que se reunirán con la Peña Taurina

Un representante de las 577 personas que han firmado para que no se autorice la realización de bous al carrer en el barrio del Carraixet de Bétera preguntó a Manuel Pérez, concejal de Fiestas, qué pasos había dado o tenía previsto dar en relación a esta petición de los vecinos del barrio en el pleno del Ayuntamiento de Bétera celebrado el lunes 4 de julio. En su respuesta, Manuel Pérez aseguró que había consensuado con los representantes de los vecinos una reunión de estos últimos con la Peña Taurina de Bétera.

Queremos aclarar que los representantes de los vecinos firmantes no han aceptado en ningún momento reunirse con la Peña Taurina. De hecho, consideran que es una reunión que no tiene sentido ya que “es imposible llegar a un consenso entre los pocos que quieren organizar esta actividad y los muchos que no la quieren en el barrio”.

ARTÍCULO DE OPINIÓN ENVIADA POR EL VECINO DE BÉTERA ÁNGEL RIVERO

“Hombre blanco hablar con lengua de serpiente”

En el pleno del mes de Julio, celebrado el día 4 de Julio del presente año, se hicieron unas afirmaciones, por parte de un miembro de equipo de gobierno, el concejal de fiestas, sobre la celebración de los bous al carrer en Bétera, previstos según decreto de la
alcaldía, para los días 2, 3, 4 y 9, 10 y 11 de septiembre, que bajo mi punto de vista, faltan a la verdad.

Pero previamente les voy a refrescar la memoria.

En el pleno del mes anterior, junio, el concejal del ramo, saco a relucir un decreto de la alcaldía, en el cual venia a decir que la Peña, había “decidido” celebrar los bous al carrer en unas determinadas calles del casco urbano del pueblo, decía además que como eran,
la Peña, una asociación legal, el ayuntamiento no podía negarse a ello.

Los vecinos de las citadas calles, a la vista de los graves perjuicios que les iba a ocasionar y de que a ellos no se les había consultado, se reunieron y decidieron que no estaban de acuerdo, recabaron firmas para presentarlas en el ayuntamiento, cosa que
hicieron, lograron casi 600 firmas en contra de la celebración de dichos festejos en sus calles y que posteriormente las presentaron en el registro de entrada del consistorio municipal.

Pero llega el día del pleno del mes de julio y volvemos a la repetición del mismo mantra que nos ofrece el concejal de fiestas. No ha servido nada más que para constatar la falta de interés en resolver el problema, sea por su amistad con la Peña, por cuestiones de
partido o por desconocimiento de la legislación.

El citado concejal, sigue con su discurso de tolerancia, sentarse a negociar…, bla, bla, bla… Palabras vacías de contenido, pero sin adquirir la responsabilidad que le toca como miembro del equipo de gobierno, como servidor publico, que debe defender los derechos de los ciudadanos, derechos como, la salud, el descanso, la higiene, la seguridad, derecho a entrar y salir cuando le plazca de su vivienda, garaje, comercio, derecho a la libre circulación por las calles de su pueblo, que nada tienen que ver con ese hipotético “derecho” a la celebración de los festejos taurinos, no existe tal derecho a la fiesta y no se puede poner en la misma balanza que los derechos que tienen los vecinos.

Este buen señor, el concejal de fiestas, además falta a la verdad en sus comentarios, la aprobación o negativa a celebrar cualquier festejo en suelo publico, es responsabilidad del equipo de gobierno del ayuntamiento, la Peña, no puede decidir por si sola donde y como celebrar sus ”festejos”, eso es falso, la Peña debe presentar una propuesta al equipo de gobierno y es este el que a la vista del impacto que puede causar dicho festejo en el vecindario, decide si lo acepta o lo deniega, es su responsabilidad. Para eso, entre otras cosas, han sido elegidos.

Me gustaría saber cual hubiese sido la decisión del concejal y el equipo de gobierno, si la Peña, hubiera acordado la celebración de esos “festejos” en la urbanización Mas Camarena o Torre en Conill, ya se lo pueden imaginar ustedes.

Una muestra más de la intolerancia del citado concejal, cuando un vecino, en el pleno, le indicó que eso de sentar en una mesa a los vecinos de las calles afectadas, a la Peña y al concejal, no le parecía bien, que era provocar un enfrentamiento entre vecinos, ya que los miembros de la Peña también son vecinos del pueblo y que la decisión de que se celebraran o no los bous al carrer en esas calles a la vista de las postura enfrentadas, es del ayuntamiento, más concretamente del equipo de gobierno.

También le sugirió de malas maneras, el concejal al vecino, que si no estaba de acuerdo con el procedimiento que él había dispuesto, que le escribiera una carta al Presidente de la Generalitat para que cambiara la ley que establece las normas que regulan dichos “festejos”, pero no hay que cambiar nada, la citada ley lo dice claramente: “la decisión de si se autorizan o no bous al carrer depende de los ayuntamientos según la legislación vigente: el Decreto 31/2015, de 6 de marzo, del Consell que regula “los
festejos taurinos tradicionales en la Comunitat Valenciana”. Una norma que, por cierto, aprobaron los populares in extremis en marzo de 2015.

El PP, cuando era Presidente de la Generalitad Valenciana, D. Alberto Fabra Part, aprobó este decreto cuando preveía quedarse fuera de la mayoría de instituciones, a pocos meses de las elecciones municipales y autonómicas de 2015, para poner trabas en años sucesivos a los diferentes gobiernos que cuestionaran el supuesto.

Ahora, los jueces sentencian que la propia norma del PP legitima a los ayuntamientos para prohibirlos. El juez concluye que, aunque la Generalitat autorice el supuesto festejo, siempre tendrá el ayuntamiento la última palabra y no invadirá competencias
autonómicas.

El reglamento desarrolla en su artículo 15.1 y 2 que para poder celebrar bous al carrer, es necesaria “una declaración favorable del ayuntamiento de la localidad donde se celebra el festejo”.
https://dogv.gva.es/portal/ficha_disposicion_pc.jsp?sig=002136/2015&L=1#:~:text=DECRETO%2031%2F2015%2C%20de
%206,%5B2015%2F2176%5D

https://www.eldiario.es/comunitat-valenciana/ayuntamientos-valencianos-autoricendecision-pp_1_1475938.html
Así es sr. concejal, es esa misma norma, a la que usted alude, la que respalda al vecino para exigirle la responsabilidad que usted y su gobierno tienen a la hora de decidir si se celebran o NO, bous al carrer en suelo publico.

Ángel Rivero Rivas.
Ciudadano de Bétera.
Imprimir article
Comenta aquesta notícia