(EFE).- La mitad de los niños y niñas que atiende Save the Children en la Comunitat Valenciana no toma las vitaminas necesarias y tiene que llevar el abrigo en casa, mientras que uno de cada tres no puede acceder a la atención bucodental.

Así lo recoge un informe publicado este jueves por la ONG, que ha encuestado a las familias de más de 600 niños, niñas y adolescentes de casi 300 familias que acuden a sus programas y que pertenecen a la población más vulnerable social y económicamente de la Comunitat.

El estudio refleja que el 60,4 % de los niños y niñas del estudio en la Comunitat no toma la fruta y verdura necesaria y 1 de cada 3 no alcanza el consumo recomendado de proteínas, mientras que el 38 % tiene obesidad o sobrepeso.

En cuanto a la salud bucodental y mental, el 36 % de familias no ha podido ir al dentista por no poder pagarlo, y sólo el 24 % ha accedido a profesionales especializados de salud mental.

Save the Children propone modificar la ley valenciana de Salud para impulsar la implantación progresiva de la cartera pública de los servicios de atención bucodental, y pide reforzar el sistema de atención primaria y salud mental infanto-juvenil.

Las familias atendidas por la organización en la Comunitat dedican casi la mitad de su renta a pagar la vivienda; 1 de cada 4 niños y niñas habitan casas sin apenas luz, con humedades o ruido constante; y el 42 % vive en hogares en los que no se puede casi nunca encender la calefacción en invierno o el aire acondicionado en verano por la factura.

El estudio aporta 43 medidas clave para reducir la pobreza infantil en la Comunitat, y va acompañado de una campaña en toda España bajo el título “Números que tocan”, con la colaboración del colegio público San Ildefonso.

“Aunque cueste creerlo, en la Comunitat Valenciana más de 150.000 niños y niñas están en situación de pobreza severa”, ha señalado el director de Save the Children en la Comunitat, Rodrigo Hernández.

Ha explicado que, por eso, han optado por “cantar los números que tocan ya a demasiados niños y niñas, los números que nos deberían tocar a todas y todos, porque este es un problema de toda la sociedad”.

Con esta campaña, la organización espera “despertar conciencias y movilizar a la sociedad para que exija soluciones ante uno de los problemas más graves” del país, que debe tratarse como una prioridad política en un momento de grandes oportunidades legislativas.

Casi 6 de cada 10 niños y niñas de la Comunitat Valenciana vive en hogares donde ningún progenitor trabaja a tiempo completo, y solo el 2,8 % reside en hogares en los que tanto el padre como la madre trabajan a tiempo completo.

En lo que respecta a los ingresos, casi 7 de cada 10 familias vulnerables que atiende la entidad de sobrevive con unos ingresos medios mensuales inferiores a 1.000 euros.

Además, a pesar de que prácticamente la mitad de las familias encuestadas (49 %) han solicitado el Ingreso Mínimo Vital (IMV) o la Renta Valenciana de Inclusión (RVI), solo 1 de cada 4 percibe alguna de estas dos ayudas, según esta ONG.

“Consideramos necesario ampliar la cobertura y mejorar la gestión de la RVI, priorizando a las familias con menores de edad a cargo y monoparentales”, afirma Hernández.

La ONG señala que la educación infantil en la Comunitat está “lejos de generalizarse”: pues uno de cada tres niños y niñas de las familias vulnerables que participan en Save the Children no va a la escuela infantil de 0 a 3 años, lo que “marca ya su vida”.

La entidad propone ampliar el parque de vivienda pública de alquiler social, así como unificar al bono social para que incluya electricidad y gas y prohibir los cortes de suministro a todas las familias que viven en situación precaria.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia