(EFE).- Una mala práctica en una quema agrícola es la principal hipótesis del origen del incendio forestal declarado ayer en el término municipal de la localidad castellonense de Villanueva de Viver y que ya ha afectado a unos 1.800 hectáreas, según ha informado a EFE el secretario autonómico de Seguridad y Emergencias de la Generalitat Valenciana, José María Ángel.

Esta mañana se ha realizado un vuelo de reconocimiento de la zona afectada por el incendio, cuya evolución “no ha sido negativa esta noche” pero podría complicarse hoy por las elevadas temperaturas, que alcanzan ya en la zona los 20 grados, y por el viento de poniente, “complejo y complicado”, pues puede alcanzar rachas de hasta 40 kilómetros por hora, ha señalado Ángel.

Ángel han indicado asimismo que las previsiones meteorológicas para el día de hoy “no son aliadas” ni “esperanzadoras” y “dificultan mucho la extinción”, a lo que hay que sumar una orografía “muy complicada” ya que se trata de una zona de barrancos y grandes desniveles.

Los esfuerzos, ha indicado, se van centrar en los municipios de Montán y Montanejos, que ya están desalojados, para evitar que las llamas lleguen hasta esta zona y que pueda saltar e irse por la Sierra de Espadán.

Según José María Ángel, son ya algo más de 1.800 las hectáreas afectadas por la huella de este incendio forestal, según unas primeras estimaciones de los técnicos.

El secretario autonómico de Seguridad y Emergencias ha informado asimismo que se han evacuado a unas 1.500 personas, 106 de ellas realojadas en los polideportivos de Segorbe y Onda y el resto en casas de familiares o segundas residencias.

Respecto a los medios de extinción desplegados a la zona, se han activado 18 medios aéreos y 400 personas trabajan sobre el terreno.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia