(EFE).- El 46 % de los jóvenes valencianos de entre 14 y 18 años consume cigarrillos electrónicos y solo el 16,2 % considera que el consumo de estos, de vapeadores y de cachimbas conlleva problemas para la salud.

Ante estos datos, la Asociación Española Contra el Cáncer en la Comunitat Valenciana ha lanzado la campaña “Por 7 razones quítate la venda” para alertar sobre la toxicidad y las consecuencias perjudiciales de los cigarrillos electrónicos, vapeadores y cachimbas, y anima a reflexionar sobre las implicaciones del consumo de estos dispositivos y a desmontar los falsos mitos asociados.

El consumo de cigarrillos electrónicos ya ha superado al del tabaco en cinco puntos, el 46,3 % de estudiantes valencianos de entre 14 y 18 años ha consumido cigarrillos electrónicos frente al 41,7 % que ha probado el tabaco en 2022.

Un nuevo hábito que ha crecido 25,5 puntos desde 2014 y que es más peligroso puesto que no existe una percepción de riesgo asociada al consumo de cigarrillos electrónicos, vapeadores o cachimbas, según advierte.

Solo el 16,2 % de los estudiantes que vapean lo asocia con muchos o bastantes problemas para la salud, y entre los que no consumen el porcentaje asciende al 20,6 %.

El presidente de la Asociación Contra el Cáncer en la Comunitat Valenciana, Tomás Trenor, alerta de que, independientemente de que se utilicen con liberación o no de nicotina, su aspecto, presentación y forma de consumo es muy similar a la del cigarrillo tradicional, contienen elementos tóxicos y cancerígenos y perpetúan la conducta de fumar, alimentando la necesidad y adicción psicológica principalmente.

Según la última Encuesta sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias (ESTUDES, 2021) del Ministerio de Sanidad, el consumo es más alto entre los chicos (48,1 %), de entre 16 y 18 años, llegando a su máximo exponente en la mayoría de edad (53,9 %), y gran parte (60,7 %) lo hace con cartuchos sin nicotina. A nivel nacional, la Comunitat Valenciana es la cuarta autonomía, por detrás de Extremadura (50,7 %), Murcia (47,1 %) y Andalucía (46,9 %), con más jóvenes que han vapeado: 130.001 en 2022.

La incidencia se explica porque los jóvenes presentan actitudes más positivas hacia las nuevas formas de consumo. En una encuesta realizada por el Observatorio de la Asociación Española Contra el Cáncer a personas de entre 16 y 21 años, destacaban como principales razones para vapear que está de moda entre actores, “influencers” y “streamers” (57,1 %), no deja malos olores (53,1 %), es más fácil dejarlo (51,4 %) o es una experiencia buena para compartir entre amigos (37,6 %).

Desde la asociación explican que existe un interés por parte de las industrias tabacaleras de diferenciar las nuevas formas de consumo del tabaco tradicional y el término vaper surge para distinguirlo de cigarrillos electrónicos y aludir a la inocuidad del vapor de agua.

Pero la realidad es que estos dispositivos contienen elementos tóxicos y compuestos cancerígenos que ya están ocasionando enfermedades pulmonares y podrían ser causantes de diversos tipos de tumores, como cáncer de pulmón, de riñón o de vejiga.

La campaña “Por 7 razones quítate la venda”, que pretende alertar sobre la toxicidad y las consecuencias perjudiciales de los cigarrillos electrónicos, vapeadores y cachimbas, anima a las nuevas generaciones, a los padres y a la comunidad educativa de las provincias de Alicante, Castellón y Valencia a reflexionar sobre qué implica el consumo de estos dispositivos y a desmontar los falsos mitos asociados.

Como cierre, se organizará un evento con escolares valencianos, “influencers” y profesionales de la entidad coincidiendo con la celebración del Día Mundial Sin Tabaco. El valenciano Nachter (@soyelhermanomediano) será el embajador de la campaña en la comunidad virtual.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia