(EFE).- Los dos trabajadores que el pasado 6 de julio sufrieron quemaduras graves en la explosión registrada en las instalaciones de Pirotecnia del Mediterráneo, en Vilamarxant, continúan ingresados “estables” en el Hospital La Fe de València, según han informado fuentes sanitarias.

Uno de ellos, de 58 años, sufrió quemaduras en el 75 % de su cuerpo y fue evacuado en helicóptero hasta el centro hospitalario, y el segundo, de 61, en el 30 % de la superficie corporal.

La explosión, que se produjo sobre las 8.50 horas del pasado jueves en una caseta donde se preparaba un castillo de fuegos artificiales y afectó a otra caseta próxima, fue sentida en el núcleo urbano de Vilamarxant, a unos cinco kilómetros de las instalaciones.

El alcalde de la localidad, Héctor Troyano, explicó que los escombros de la explosión quedaron esparcidos por la zona, lo que da cuenta de la virulencia del estallido, e indicó que el resto de trabajadores de la empresa, unos treinta, solo sufrió algunos arañazos por los cascotes.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia